Comunicados Centrales

Nueva edición de las obras escogidas de Marx y Engels

By 5 mayo 2021 No Comments

En días recientes una comisión de militantes de PCTE y el PCM terminaron la digitalización, y escrupuloso contraste, con las versiones impresas, del Tomo I de las Obras Escogidas de Marx y Engels; en breve estará en proceso de diseño e impresión. Presentamos aquí el prólogo a la nueva edición, en este caso conjunta entre ambos partidos comunistas.

Prólogo a las obras escogidas de Marx y Engels en Tres Tomos

La doctrina de Marx y Engels es una de las mayores conquistas del pensamiento humano. El marxismo es el continuador y consumador de las más avanzadas corrientes ideológicas: la filosofía alemana, la economía política y el pensamiento socialista. El marxismo reelabora y sintetiza estas doctrinas elevándolas en una unidad sistemática a una comprensión científica del mundo. Marx y Engels descubrieron las leyes objetivas de desarrollo social, crearon las bases científicas para la transformación de la sociedad, inaugurando una nueva época en el desarrollo del pensamiento social.

El marxismo sintetiza la experiencia secular de la lucha de las clases oprimidas contra sus opresores, es la ideología del proletariado, la expresión científica de sus intereses vitales y una guía en su lucha revolucionaria. En oposición a todos los demás sistemas filosóficos y políticos, el marxismo es la manifestación de los intereses vitales de la clase obrera y expresa una concepción integral del mundo. En sus textos Marx, Engels y Lenin dibujaron la estrategia de la lucha revolucionaria del proletariado de la que se desprende la doctrina del partido obrero independiente. La doctrina de Marx y Engels fue enriquecida por el estudio de Lenin de los fenómenos de la época del imperialismo conformando así el marxismo-leninismo.

La teoría marxista-leninista fue el fundamento en que se basó la experiencia de construcción socialista en la Unión Soviética, que se demostró en la práctica lo acertado de los planteamientos de Marx y Engels. Ninguna otra teoría ya sea abiertamente burguesa o disfrazada de marxismo, como es el caso del revisionismo en sus múltiples versiones, ha logrado la transformación de la sociedad y la desaparición de la esclavitud asalariada. El marxismo-leninismo sigue siendo la única teoría que fundamenta las posibilidades de la trasformación radical de la sociedad y la desaparición de la explotación y opresión del hombre por el hombre.

Desde su surgimiento, el marxismo ha despertado la mayor hostilidad de toda la ciencia burguesa que ha buscado de forma constante enterrarlo o tergiversarlo. La sola idea de que la realidad actual de explotación y opresión puede ser transformada, atemoriza a la burguesía, clase social que se beneficia de dicha situación social.

Con el triunfo temporal de la contrarrevolución en la URSS los ideólogos burgueses pregonaron el fracaso del proyecto socialista-comunista y se lanzaron a señalar supuestos erróneos de la teoría marxista. Se desataron las campañas ideológicas de esencia burguesa que declararon enterrada la doctrina de Marx Engels y Lenin, se proclamó a los cuatro vientos el fin de la historia, de las ideologías y la desaparición de la clase obrera.

Pero la realidad es testaruda y termina por imponerse. El desarrollo social ha confirmado las tesis de Marx, Engels y Lenin, ante nuestros ojos presenciamos cómo las tendencias del desarrollo de la sociedad capitalista, es decir la agudización de sus contradicciones internas, han venido profundizándose: ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia; la proletarización de la sociedad y la escisión de esta en dos grandes polos irreconciliables, burgueses y proletarios; el desarrollo de la concentración y centralización de capital expresada en los monopolios y la disputa interimperialista acentuada y acelerada, que conduce a nuevas guerras imperialistas. A esto debemos sumar que hoy tenemos ya una explicación científica de lo ocurrido con la construcción socialista en la URSS, ahora podemos afirmar que el tiempo nuevamente ha venido a dar la razón a la doctrina de Marx, Engels y Lenin.

Marx afirmaba que el capitalismo no solo produce las armas que le deben dar muerte, sino también a los hombres que empuñaran estas armas. Por esto, pese a los múltiples intentos de sepultar al marxismo-leninismo siguen aflorando nuevas generaciones de proletarios que encuentran en el marxismo-leninismo la guía de su acción.

La doctrina del marxismo-leninismo es la expresión ideológica de la clase obrera y por esto se le presenta como necesaria. Tanto los militantes revolucionarios como los trabajadores, guiados por su intuición de clase, buscan regresar a los textos clásicos de Marx, Engels y Lenin. Después del triunfo de la contrarrevolución en la Unión Soviética estos textos eran principalmente estudiados en los partidos comunistas que mantuvieron su claridad ideológica a contracorriente de la situación político-ideológica internacional. Poco a poco esto comienza a cambiar y las obras de nuestros clásicos empiezan a ser reclamadas por el conjunto de la clase obrera.

La necesidad y demanda de literatura marxista-leninista, que durante la existencia de la Unión Soviética era cubierta por Editoriales revolucionarias -sobre todo por el esfuerzo internacionalista de las ediciones soviéticas-, no ha pasado desapercibida para las corrientes ideológicas burguesas y pequeñoburguesas, que de mano de empresas capitalistas se han lanzado a la reedición de las obras de Marx y Engels, pero con la intención de tergiversar la ciencia marxista, fomentando el diversionismo ideológico en el seno del movimiento obrero y comunista. Es decir, hoy que el interés por el marxismo está en ascenso, la burguesía busca tergiversarlo despojándolo de su carácter revolucionario.

El desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación y la extensión planetaria de las redes sociales, en manos del capital, contribuyen a diluir el estudio científico y la consiguiente elevación de la conciencia clasista, pues aunque podría parecer que permiten el acceso a la teoría marxista, lo que en verdad hacen es difundir versiones revisadas y modificadas con el sesgo ideológico de alguna tendencia revisionista, con lo que restan rigurosidad al pensamiento marxistas cuya verdadera asimilación revolucionaria únicamente tiene lugar con el estudio colectivo al interior del Partido Comunista.

Así pues, la circulación de las obras de Marx y Engels en internet y en editoriales burguesas o de grupos revisionistas, promueve que la cosmovisión marxista-leninista sea sustituida por nuevas corrientes de pensamiento que alejan a la clase obrera de su misión histórica: liberar a la humanidad de la explotación y de toda forma de opresión implantando un nuevo régimen social, el comunismo. De esta forma se confirma que no hay espacio para la neutralidad en la lucha ideológica.

El Partido Comunista de México y el Partido Comunista de los Trabajadores de España, han decidido realizar un esfuerzo editorial conjunto para dotar a las nuevas generaciones de comunistas y miembros de la clase obrera, de las lecturas necesarias para aproximarse a la ciencia del marxismo-leninismo. Tal como afirmó Engels, desde que el socialismo se ha convertido en ciencia, exige que se le trate como tal, es decir, que se le estudie, y tener una buena edición de las obras de Marx y Engels es una condición necesaria, que requiere ser acompañada de la militancia política para su cabal comprensión, pues existe una relación dialéctica entre teoría y práctica donde la una enriquece a la otra.

Este proyecto editorial comienza con la publicación de estos tres tomos de obras escogidas de Marx y Engels está basado en las diversas ediciones de la Editorial Progreso de la URSS, de entre las que se tomaron los textos fundamentales y aquellos de urgente lectura para el actual contexto político internacional.

En el III Tomo presentaremos algunas obras que no fueron contenidas en ediciones anteriores, así como la explicación del porqué.

Expuesto el contenido y la importancia de la presente edición, no nos queda más que desear a todos los lectores que su estudio les transforme en nuevos combatientes por el comunismo, y a los militantes revolucionarios que su lectura los reafirme como luchadores del movimiento comunista internacional.

Comité Central del Partido Comunista de los Trabajadores de España
Comité Central del Partido Comunista de México