Castilla y León

Frente a los ataques de la Junta de Castilla y León y la patronal a la sanidad pública y los derechos de los trabajadores y trabajadoras de la salud.

By 23 marzo 2022 No Comments

Resolución de la I Conferencia PCTE en Castilla y León.

Los delegados y las delegadas de la I Conferencia Territorial del Partido Comunista de los Trabajadores de España (PCTE) en Castilla y León, reunidos el 12 de marzo de 2022, muestran su apoyo a la próxima movilización regional del 26 de marzo que se celebrará en Valladolid ante las Cortes de Castilla y León para exigir la mejora de la sanidad pública y que señala la necesidad de luchar contra cualquier tipo de recorte, una atención primaria digna para las zonas rurales y núcleos urbanos, reducción de las listas de espera y una mayor participación de los trabajadores en la gestión del sistema sanitario.

Los comunistas de Castilla y León abrazan estas reivindicaciones como suyas, y subrayamos que con independencia de quien administre el gobierno de nuestra comunidad o el gobierno central, se ha demostrado la incapacidad del sistema capitalista para garantizar la salud pública de calidad para la clase trabajadora.
Gobierne quien gobierne la privatización de la sanidad y de los servicios públicos ha avanzado, dándole cada vez más recursos y facilidades a la patronal de la sanidad, asegurando sus ingentes beneficios a costa de nuestra salud.

La pandemia fue el ejemplo perfecto de cómo el gobierno de Castilla y León retrasa, entorpece y no ejecuta decisiones de urgente necesidad para la clase obrera por no entrometerse en los negocios de la sanidad privada.

Por todo ello, llamamos a la clase obrera de la comunidad a apostar por la nacionalización bajo control obrero de todos los recursos sanitarios y sociosanitarios, que garantice realmente la atención universal al conjunto de la población y no solo a quien pueda pagarlas, como la salud mental, bucal u óptica; la contratación de personal sanitario y asistencial para cubrir las necesidades de la población y los derechos laborales de los trabajadores; la intervención de los dieciocho centros sanitarios privados que existen en Castilla y León sin compensación económica, pues su existencia se sostiene sobre la parasitación de los recursos públicos; la reapertura y ampliación de los centros rurales de salud y la gestión pública del servicio de Emergencias Sanitarias y Transporte sanitario.

Por eso señalamos alto y claro: nuestra salud no es un negocio, ¡luchemos por una comunidad para la clase obrera!